Tras 50 despidos, la toma en la planta Gaelle de Avellaneda seguirá por tiempo indefinido

Los cincuenta despedidos –y sus familias– de la histórica fábrica de calzado Gaelle de Avellaneda siguen con la virtual toma de la planta de Mario Bravo 1965, aunque ellos prefieren llamarle “permanencia pacífica”. La ocupación comenzó el martes a las 21:00 y es por tiempo indefinido hasta que reciban una respuesta o de los dueños o del Estado provincial o nacional.

“Quizá hoy tengamos novedades”, dijo a INFOCIELO Jorge Villalva, uno de los cuatro cesanteados que llevan adelanta esta medida, apoyados por familiares y amigos. El resto de los extrabajadores se mantiene afuera.

“Estamos a oscuras, no queremos tocar nada para que después no nos digan violentos”, agregó el operario.

Fundada en 1982, Gaelle llegó a tener unos 350 operarios en 2015 pero ahora directamente quedará parada ya que el dueño se dedicará a importar calzado para venderlo en el mercado interno. Es fue la primera versión. 

En las últimas horas, la situación se hizo más tensa con la aparición mediática de varios integrantes de la familia propietaria, los Lopes, quienes aseguran que no hay “un vaciamiento” y que su decisión de reconvertirse es producto de la situación del país que ataca a las pymes.

Los exempleados no creen en esta versión y salieron en las redes sociales a dar su versión:

“Fueron ellos los que cortaron el diálogo y amenazan con no pagarnos nada”, completó el delegado. “Queremos que venga alguien de Nación o el ministro de Trabajo (Marcelo) Villegas para que interceda y los ubique prque nos dicen que no vamos a cobrar nada”, reclamó Villalba.

En la previa del ingreso al inmueble, los damnificados explicaron su decisión en un comunicado. “Lxs trabajadores de Gaelle llevamos noventa días de lucha a causa del despido injustificado de cincuenta compañerxs”, relataron.

“Intercambiamos correspondencia, actuó la Justicia penal y el Ministerio de Trabajo. Los directivos de Gaelle respondieron con inasistencia e incumplimiento ante las distintas instancias y reclamos”, detallaron en el texto. “El abuso ejercido y el tiempo transcurrido ya no es algo que se pueda tolerar”, avisaron.

Decidimos en asamblea permanecer pacíficamente en las instalaciones de la empresa junto con nuestras familias hasta tanto se hagan presentes las autoridades ministeriales a fin de dar solución al presente conflicto garantizando su resolución y cumplimiento, que se ha dilatado durante meses con promesas incumplidas por parte de la patronal”, advirtieron.