Danny Ainge: “¿El Este? Estamos intentando ganar anillos”

Danny Ainge se encuentra estos días en Las Vegas para seguir la Summer League (Liga de Verano) y los derroteros de los jóvenes Celtics en el torneo (a partir de las 22:30 se juegan ante los Knicks de Kevin Knox un puestos en octavos). Desde la ciudad del juego y los casinos, el general manager de Boston atendió a los medios de comunicación para repasar la actualidad de su equipos.

Cómo no, la pregunta sobre la llegada de LeBron James a los Lakers era obligada. Una mudanza que deja vacante el trono del Este, el mismo que el de Ohio ha ocupado de manera consecutiva desde 2011 hasta hoy. Por plantilla y rendimiento mostrado en los últimos años, los Celtics son el mejor candidato a sucederle en la Conferencia. No obstante, Ainge va mucho más allá. Sin dar nada por hecho, se muestra ambicioso. "¿Qué me importa la Conferencia Este? No me preocupa eso. Nosotros estamos intentando ganar campeonatos. También vamos a tener que seguir jugando contra LeBron y sigue habiendo muchos buenos equipos en el Este", destacó el máximo responsable en los despachos de los verdes.

El futuro de Marcus Smart

Ainge definió retener a Marcus Smart como la "máxima prioridad" de los Celtics en este mercado. El jugador es agente libre restringido, lo que supone que Boston podría igualar cualquier oferta que reciba para así retenerle. Por el momento, el jugador ha expresado su dolor porque nadie del equipo del que forma parte desde 2014 se haya puesto en contacto con él. A pesar de las palabras de Danny, la situación parece encallada. Además de haber bajado su caché por deabajo de los 15 millones de dólares anuales, las últimas informaciones apuntan a que tanto los Grizzlies como los Nets habrían expresado a los Celtics su interés por hacerse con el base/escolta a través de un sign&trade.

De no llegar a un acuerdo con ningún equipo, Smart firmaría la qualifying de 6,1 millones de dólares para la 2018-19. Ahora mismo, los de Massachusetts tienen comprometidos 112,3 millones de dólares en salarios para la campaña que se avecina. Esto supone estar a poco más de diez millones de sobrepasar el umbral del impuesto de lujo. Ainge reconoce que de cara a la 2019-20 la franquicia tiene asumido que se convertirá en una de las pagadoras de esta tasa. Pero si pueden retrasar la entrada un año más, mejor. "Acabaremos pagando el impuesto, pero mi trabajo es ser fiscalmente responsable", terció.

Etiquetas