Pole provisional para Fernando Alonso en las 24H de Le Mans

De repente empezaron a aparecer luces, teléfonos como libélulas de metal, alzados los brazos, la mirada al frente. Y Fernando Alonso se paró en el hospitality de Toyota y saludó. Se escucharon algunos gritos, fans en los conciertos de pop en una carrera de leyenda. Poco antes había pasado Sebastian Buemi entre el casi centenar de aficionados con camisetas, gorras oficiales y la expectación en la mirada, lo hizo tranquilo, saludando a un par de amigos tras salir del mar de gente sin que apenas lo reconocieran. Dentro de la caseta inmensa de los japoneses en Le Mans permanecía el piloto al que todos esperaban. Es la auténtica estrella de las 24 Horas de Le Mans, al que todo el mundo quiere ver, el que todo el mundo espera que gane.

De momento las cosas van bien porque el coche del asturiano tiene la pole provisional después de la primera tanda cronometrada de dos horas que terminó a las doce de la noche. El mejor registro lo consiguió Nakajima mientras el doble campeón de Fórmula 1 completó once vueltas y se dedicó, sobre todo, a acostumbrarse a la conducción nocturna con su Toyota híbrido, impresionaba ver los ojos del español concentrados en la noche. Es uno de los retos. Pero podría haber otro. Y es que se espera lluvia para la carrera y Fernando aún no ha rodado en esas condiciones con este coche. “No tengo presión extra por si llueve, aunque no haya probado el coche sobre mojado, me gustaría que lloviese en clasificación. Para así tener algo de experiencia por si llueve en carrera”, destacó.

Segundo terminó el otro Toyota, el número siete de Conway, López y Kobayashi, casi dos segundos mejor que el tercero LMP1. Sin embargo Alonso aún advierte del peligro de los rivales. “La gente no sabe lo rápidos que van, no es solo una carrera de Toyota”, dice. Este año es… la carrera de Alonso. Miguel Molina fue 12º y Antonio García 13º en GTEPro.

Etiquetas