Los préstamos fallidos de Aguirre entran en bancarrota

Era 2011, en lo peor de la crisis, y los bancos no estaban por la labor de conceder créditos a empresas tecnológicas recién creadas. Por eso decenas de compañías se lanzaron a pedir los 80 millones de euros que el entonces Ministerio de Ciencia entregó a la Comunidad de Madrid, presidida por Esperanza Aguirre, para que fomentara con préstamos a muy bajo interés la innovación en la región. Aguirre, sin embargo, decidió no gestionar directamente esos millones, sino entregárselos a una opaca asociación de empresarios llamada Madrid Network, que decidió con cuánto y a quién se financiaba. Siete años después, la mayoría de proyectos han resultado fallidos y una de cada cuatro empresas beneficiarias están en liquidación, lo que hace casi imposible recuperar, al menos, 14 millones de euros.

En varios casos no solo están en concurso las compañías que recibieron los préstamos, sino también sus fiadores. Otras empresas beneficiarias con las que Madrid Network mantiene litigios para recuperar el dinero que no devuelven están en pre concurso de acreedores, la mayoría ya tienen embargos de varias administraciones y al menos dos han sido definidas por sendos juzgados como “en ignorado paradero”. Es decir, sus responsables están desaparecidos. Madrid Network ha ganado varias sentencias y está intentando embargar los bienes que encuentra, pero también ha sufrido algún revés en los tribunales, según ha comprobado EL PAÍS a partir de documentación interna y de varios fallos judiciales a los que ha tenido acceso.

En total, de los 35 proyectos que inicialmente consiguieron financiación en condiciones ventajosas, 24 han resultado fallidos y no han devuelto el dinero cuando debían. Entre ellos están las empresas de dos altos cargos del PP de Aguirre, que obtuvieron 3,5 millones en las adjudicaciones que hizo Madrid Network, según adelantó EL PAÍS en 2015. Uno de ellos, Ildefonso de Miguel, exgerente del Canal de Isabel II, está actualmente imputado en el caso Lezo por corrupción. Safeview y Saerco, las dos empresas vinculadas a él, han llegado a un acuerdo con Madrid Network para ir devolviendo el préstamo poco a poco. Antes de alcanzar ese pacto, Safeview había sido condenado en primera y segunda instancia. Llegó hasta el Supremo en casación, donde ha perdido en enero pasado. La empresa se ha declarado en preconcurso de acreedores. El juicio con Saerco se suspendió justo antes de celebrarse y se llegó también a un acuerdo.

En la gestión de 80 millones de dinero público en subvenciones a la innovación que hizo la Comunidad de Madrid en época de Esperanza Aguirre hay un nombre que se repite: Ildefonso de Miguel, gerente y mano derecha de Ignacio González en el Canal de Isabel II e imputado con él en el caso Lezo. Dos empresas relacionadas con De Miguel obtuvieron de Madrid Network –en un proceso de selección sin publicidad– más de tres millones de euros en créditos ventajosos.

De otra de las empresas beneficiadas, Sumenertec, es administrador solidario el abogado de Ildefonso de Miguel, José Antonio Gómez Hernández. Esta empresa recibió tres millones de euros para un proyecto de I+D que no llegó a buen puerto. No ha cumplido el calendario de devolución del dinero. Gómez Hernández pertenece al despacho de abogados Azertia, señalado por presunto espionaje durante la instrucción de Lezo por el exalcalde de Leganés, Jesús Gómez. Gómez declaró que Azertia había encargado labores de espionaje sobre la expresidenta de Madrid Cristina Cifuentes. Gómez Hernández asegura que el crédito está respaldado por un inmueble. Madrid Network ha demandado tanto a la compañía como a la fiadora por impago.

El caso del otro alto cargo de Aguirre beneficiado por estos préstamos, Manuel Lamela, que fue consejero de Sanidad, aún no se ha resuelto. Su proyecto de sanidad privada, Madrid Medical Destination, sigue sin devolver el medio millón de euros que recibió, según recoge una memoria enviada por Madrid Network a la Comunidad de Madrid con fecha de 27 de diciembre pasado. Lamela y otros socios crearon la Asociación Madrid Centro Médico para gestionar ese proyecto, pero ahora el juzgado no la encuentra. No le pudo ni notificar la demanda, por lo que acordó la finalización del procedimiento. Lamela tiene una fundación (llamada Lafer, un acrónimo de su nombre) y una consultora llamada BAPP que hizo trabajos para Madrid Network por valor de 350.000 euros. Lamela no ha atendido a EL PAÍS. El año pasado un portavoz suyo aseguró que el exconsejero ya no era presidente de la asociación, pese a que seguía figurando en el Registro oficial como tal.

Las nueve empresas que están oficialmente en liquidación son Agora Proyectos y Sistemas, Tabarca Servicios de Salud, 28 Blackbio, Pross Soluciones Informáticas, Isofoton HCPV, Centro de Desarrollo e Innovación de Tecnologías de Seguridad (Cidites), Infoglobal, Flightech y Pacific Civic Group. Además, un juzgado acaba de determinar que Inaltel (antes llamada Urbotero) es “insolvente por inexistencia de bienes” tras hacer una averiguación patrimonial. Inaltel está en “situación procesal de rebeldía”, según un juzgado madrileño que la condenó en 2016.

En total, el dinero que recibieron estas empresas ascendió a 14,3 millones de euros. Según varios expertos consultados, la probabilidad de recuperar el dinero es escasa. Los responsables están ilocalizables. Las páginas web están cerradas, los teléfonos no corresponden a ningún usuario y los emails ya no están operativos.

Con 14 empresas más hay litigios para tratar de recuperar el dinero. Pero hay un caso llamativo, el de Alba Technolife, que recibió 530.000 euros para un proyecto llamado Mobyk. Madrid Network asegura en los escritos que remite a la Comunidad de Madrid que ha podido recuperar casi todo, 491.507,37 euros, y que sigue litigando. Por ahora, está perdiendo, según ha comprobado EL PAÍS, tanto en primera instancia como en apelación. De hecho, la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a la asociación de empresarios a pagar las costas. Madrid Network ha ignorado los intentos de este diario para que ofreciera su versión. El responsable de Alba Technolife no ha podido ser localizado.


Resumen que hace Madrid Network de la situación del crédito a una de las empresas beneficiarias.



ampliar foto
Resumen que hace Madrid Network de la situación del crédito a una de las empresas beneficiarias.

Tampoco con Pacific Civic Group, empresa a la que se concedió un préstamo de 1,6 millones para celebrar en España el festival YouFest, ha tenido suerte Madrid Network en su intento de recuperar todo el préstamo. La empresa ya está liquidada y Madrid Network ha demandado al fiador (por 2,5 millones de euros, entre principal, intereses y costas), pero sin éxito, ya que ha perdido en primera y segunda instancia y además ha sido condenado a pagar las costas. El presidente de la empresa, Daniel Eisen, aseguró a EL PAÍS que fue Madrid Network quien incumplió el contrato, lo que abocó al concurso de la sociedad. Los socios, asegura, perdieron el capital aportado “que era muy superior” al préstamo.

La Comunidad de Madrid, por su parte, asegura que a ella solo le corresponde “velar porque se cumpla el convenio” y “reclamar a Madrid Network la cuota anual”. Una portavoz añade que “hasta ahora cumple con el cuadro de amortización”. El funcionamiento del sistema es el siguiente: el beneficiario devuelve el crédito a Madrid Network, ésta a la Comunidad de Madrid y esta al Ministerio de Economía, ya que el dinero originalmente procedía de los Presupuestos Generales del Estado. Los créditos tenían una carencia de cinco años, por lo que se estarán devolviendo hasta 2027 y la pérdida de los fondos aún tardará en aparecer en los controles que ejercen la Comunidad de Madrid y el Gobierno. Este año la cuota que debe llegar al Tesoro Público es de algo más de nueve millones de euros, y de momento hay dinero de los proyectos exitosos para satisfacerla.

Dentro de unos años, la situación puede ser distinta. El Ministerio de Economía no ha hecho auditoría de este préstamo e insiste en que es la comunidad autónoma la que selecciona las empresas financiadas y hace el seguimiento de las ayudas. Sería, por tanto Madrid, quien en un futuro tendría que devolverle esos créditos con cargo a sus Presupuestos, asegura una fuente de Economía. La Comunidad de Madrid, por su parte, ha vuelto a subvencionar a Madrid Network, que no presenta cuentas ni es auditada por la Administración, con 225.000 euros en los presupuestos de 2018. En época de Esperanza Aguirre llegó a obtener cuatro millones de euros anuales de subvención directa.

investigacion@elpais.es