Vallecas se ilusiona y la afición no fallará en el Miniestadi

Siete finales. Sólo siete partidos separan al Rayo del objetivo del ascenso. Los franjirrojos, segundos, no pierden el paso al líder Sporting y dejan al Huesca –su inmediato perseguidor– a dos puntos y a Numancia y Cádiz –cuarto y quinto, respectivamente–, a siete. Cada vez falta menos y en Vallecas se respira ilusión.

El Rayo ha movido ficha y ha puesto autocares para el desplazamiento de su afición a Barcelona. El precio del bus y la entrada es de diez euros y el cupo inicial, cedido por la entidad azulgrana, es de 200 localidades. Los vehículos saldrán el mismo domingo a la 01:00 de la puerta de vestuarios y volverán una vez finalizado el encuentro, que comienza a las 16:00 en el Miniestadi.

Quienes adquieran este pack recibirán las entradas en el mismo bus, de camino a Barcelona. Por tanto, los hinchas no podrán adquirir una plaza en el autocar sin localidad, pero sí pueden comprar la entrada de forma independiente para poder viajar por su cuenta.

De los siete choques que le quedan, el Rayo afrontará cuatro a domicilio (visita al Barça B, Granada, Alcorcón y Nàstic) y tres en casa (Tenerife, Córdoba y Lugo). El protagonismo de Vallecas es indudable: el equipo ha encadenado siete partidos sin perder ante su público y las promociones del club han hecho que no se haya bajado de los 11.950 espectadores ante Huesca, Cádiz y Zaragoza. No obstante, el récord de asistencia esta 2017-18 lo encontramos ante los gaditanos, con 12.248 espectadores.

Se prevé que viajen hasta Barcelona alrededor de 500 seguidores rayistas. La distancia (más de 600 kilómetros) y la duración del trayecto (más de seis horas en carretera) harán que este desplazamiento sea menos numeroso que el del Carlos Belmonte, hasta donde acudieron unos 800 aficionados.

El vestuario está esperanzado, pero se muestra cauto. Hasta ahora el trabajo y la humildad le han funcionado, ése es el camino. “La victoria ante el Zaragoza fue de prestigio por el rival. Nos acerca al objetivo, pero sólo pensamos en el día a día. No está hecho. Hay muchos puntos que pelear aún. Estoy orgulloso por la plantilla, pero queda un mundo, dijo Míchel en rueda de prensa. Antes, Natxo se deshizo en elogios hacia su rival: “El Rayo es el mejor de la categoría”. Por ahora, sólo el Barça B importa. Lo inmediato.

Etiquetas