“Supimos mantener la calma y entre todos salvamos a Lassad”

Pasados un par de días del ingreso de Lassad en el Hospital Virgen de la Salud, la semana comienza singular para un Club Deportivo Toledo que en las últimas horas ha pasado por uno de los momentos más duros de sus 90 años de historia.

El delantero franco-tunecino, que según el parte médico del lunes continúa "estable dentro de la gravedad" sufría en el entrenamiento del sábado un paro cardíaco que dejó helados a muchos de los miembros del conjunto castellano-manchego.

El primero en reaccionar fue el meta Pablo Alcolea (Zaragoza, 26 de marzo de 1989), que aunque dejó a un lado los estudios de enfermería para centrarse en el fútbol, es consciente de que lo cursado ha servido para salvar la vida a un compañero de equipo: "eso parece, cada uno hizo una cosa y yo empecé con el masaje junto con David, el fisio del equipo".

Alcolea, que incluso en ese momento mantuvo su tranquilidad habitual, reconoce que "entre todos intentamos aguantar la situación", ya que mientras Lassad estaba tendido sobre el césped, la reacción "fue de todo el equipo, supimos mantener la calma en unos minutos que estaban siendo muy tensos".

"Nunca sabes cómo vas a reaccionar pero yo tenía ciertas nociones y alguien tenía que hacerlo", dice el portero que con esta suma ya su segunda temporada en el club: "estábamos haciendo un ejercicio como cualquier otro día y de repente empezó a gritar todo el mundo, no sabíamos muy bien qué pasaba y cuando reaccionamos intentamos salir de la situación lo mejor posible".

Ahora, y mientras Lassad continúa en el centro médico, únicamente la familia y el secretario técnico del club, Joaquín Sorribas – que hace las veces de traductor – han visto al jugador. El club ha vuelto este lunes al trabajo para preparar el partido del domingo ante el Rayo Majadahonda, "tenemos más esperanzas, sabemos que está estable y no queremos adelantarnos a los acontecimientos".

Escudo/Bandera CD Toledo
Etiquetas