El estadio Santiago Bernabéu cumple hoy setenta años

EI estadio Santiago Bernabéu está de enhorabuena. El coliseo madridista cumple hoy setenta años: el 14 de diciembre de 1947 fue inaugurado con un partido entre el Real Madrid y el Os Belenenses, campeón de Portugal en 1946. Era el primer encuentro que se disputaba en el popularmente conocido como Nuevo Chamartín (en enero de 1955 se cambiaría su nombre a Santiago Bernabéu para agradecer el esfuerzo realizado por el presidente). Previamente hubo una misa, con el palco presidencial de fondo, a continuación una comida entre las dos directivas y acto seguido se jugó el partido (comenzó a las 15:30 horas), en un domingo que los cronistas calificaron de “nublado y frío”.

También, en los actos previos, se inauguró una lápida con el busto del propio Santiago Bernabéu, el gran impulsor de este campo para acoger en un principio 70.000 espectadores y que veía así cumplido su gran sueño: dotar al equipo blanco de un campo majestuoso. Desde entonces ha sido y es el Sancta Sanctorum del madridismo en estas siete décadas que han reunido historia, leyendas, mitos y jugadores que dejaron huella a su paso.

Bernabéu, excelente visionario, se dio cuenta que Chamartín se había quedado pequeño. Así pues, en noviembre de 1943 la junta directiva visitó los terrenos adyacentes con el campo. En 1945 comenzaron las obras, que acabarían en 1947. Se veía el fruto a tanto esfuerzo realizado: un estadio que rompía con los registros de la época y que costó 37 millones de pesetas (financiados con un préstamo del Banco Mercantil e Industrial) de aquel entonces. En su construcción, dirigida por los arquitectos Luis Alemany Soler y Manuel Muñoz Monasterio, se utilizaron 5.000 toneladas de cemento para hormigón, 1.086.000 kilos de hierro en estructura, 86.000 metros cuadrados de encofrados, 9.000 metros cúbicos de hormigones en estructura, 125.000 metros cúbicos de movimiento de tierras, 9.000 metros cúbicos en excavaciones de zanjas y pozos, 4.500 metros lineales de barandillas y vallas de contención y 1.000 unidades de pasamanos en U en escaleras. La cimentación necesitó de 352 pozos cilíndricos de 0,90 metros de diámetro, con una profundidad media de cinco metros, ensanchados en zapata hasta 3,50 metros, que repartía la carga en el terreno a razón de tres kilos por centímetro cuadrado. Toda una maravillosa obra de arquitectura e ingeniería que el paso del tiempo ha transformado en uno de los más grandes estadios de todo el mundo. Sobre aquel primigenio estadio se han hecho sucesivas remodelaciones: en 1954 se construyeron el segundo y tercer anfiteatro, disparando el aforo hasta los 125.000 espectadores.

Mundial. En 1982, aprovechando las reformas para el Mundial de España. se colocó una cubierta sobre tres cuartas partes del estadio y se instalaron asientos para acoger a 90.000 aficionados. Diez años más tarde se edificaron cuatro torres de evacuación, creando las tribunas superiores alta y baja y eliminando las localidades de pie. La última gran obra, por el momento, ha sido cerrar la grada de Padre Damián, cambiar la ubicación del palco e instalar calefacción. Todo sea para que el club blanco siga escribiendo más páginas brillantes en su historia.

Escudo/Bandera Real Madrid
Etiquetas