Álvaro García: “Jugar en Primera con el Cádiz sería muy bonito”

Sin duda alguna, Álvaro García es uno de los jugadores más destacados de la presente temporada –y la anterior-. Junto a Salvi, el veloz utrerano lleva el peligro por las bandas del Cádiz desde hace dos años que llegaron al conjunto amarillo, llamando la atención de clubes de primer nivel con sus actuaciones.

‘Alvarito’, como cariñosamente se le conoce en la afición cadista, ha atendido al Diario AS para valorar el buen momento de forma por el que pasa el Cádiz, además de analizarse a sí mismo y contar su trayectoria y sus sueños de cara a un futuro que le gustaría vivir vistiendo los colores amarillos.

Para empezar, hay que hablar del buen momento de forma por el que pasa el equipo.

El equipo está en una dinámica muy buena, todos estamos con las ideas muy claras y eso es muy bueno para el equipo.

¿Da vértigo verse en la tercera plaza?

No, porque al principio es verdad que nos costó un poco más de trabajo, pero cuando el equipo cogió la dinámica y las ideas del míster hemos ido hacia arriba, y por eso estamos haciendo lo que estamos haciendo.

A los nuevos parece que les cuesta coger las ideas de Cervera.

Hacemos un juego muy práctico, muy fácil entrecomillas, pero es muy difícil cambiar la mentalidad. Hay jugadores que vienen de equipos de toque, de tener más el balón, y aquí es otra idea totalmente distinta.

¿Cómo se ayuda desde el compañerismo a captar esas ideas?

No hay nada nuevo, quizás con los compañeros nuevos cambian algunas ideas que otras, pero la idea principal sigue siendo la misma. Al principio es normal que les cueste porque vienen de otra forma de jugar y tienen que asimilarlo, nosotros intentamos que lo asimilen lo antes posible, les explicamos lo que quiere el míster que ellos den.

Es lógico que haya euforia en la afición, ¿se controla dentro del equipo?

Dentro del vestuario no existe la euforia, estamos muy tranquilos. Estamos haciendo las cosas bien y queremos que esta racha siga mucho más.

En lo personal, ¿cómo te encuentras?

Cada vez me encuentro mejor y con los partidos vas cogiendo el ritmo, las ideas y cada vez me encuentro mejor. No hay nada de la lesión, hay veces que me duele un poco pero el edema tarda mucho tiempo en quitarse, así que no hay problema.

No tuviste un comienzo de temporada fácil.

Me han pasado cosas que no me habían pasado nunca, y que al final te hacen madurar y aprender. Eso también es bueno.

Comenzaste en el Utrera, ¿cómo recuerdas tus inicios?

Recuerdo que tenía muchas ganas, porque al final yo no sabía que iba a llegar hasta aquí. Estaba en el primer equipo del Utrera, me surgió la oportunidad de estar en el San Fernando, probar y estuve allí media temporada que me salió bien. Después ya me fui al Granada.

Estando en el San Fernando, ¿es verdad que ibas y venías en el día?

Cogía el tren a las siete de la mañana y hasta las diez no entrenábamos, así que me quedaba allí esperando en la estación hasta la hora de entrenar. Luego cuando acababa me volvía para mi casa. Al final, todo sacrificio tiene su recompensa.

Te marchas al Granada y debutaste en Primera.

Hice la pretemporada con el primer equipo, debuté en Primera jugando cuatro partidos y ya luego estaba entrenando con el primer equipo y jugando con el filial. Entrenaba durante la semana con el primer equipo y un par de días antes me iba a entrenar con el filial para preparar los partidos

¿Cómo viviste tu cesión al Racing en 2014?

Fue una experiencia nueva para mí porque nunca había estado tan lejos de mi casa. Pude aprender mucho, y además tuve muchas lesiones durante varios meses allí de las que me costó recuperarme. Valoro mucho haber aprendido tanto allí, eso, sobre todo. Jugar en un equipo de fútbol profesional en Segunda División por primera vez fue muy bonito.

Y llegas al Cádiz en verano de 2015, también cedido.

Vine cerca de mi casa, estaba contento por venir aquí. Era un equipo de Segunda B que no merecía estar en esta categoría y gracias a Dios, ese año, pudimos conseguir el ascenso que tanto se necesitaba.

En Cádiz te costó llegar a la titularidad.

Al final te tienes que adaptar a lo que los entrenadores quieran y pidan, y en ese momento me tocó salir de revulsivo. Yo siempre dije que no me gustaba ser revulsivo, ni a mí ni a ninguno de mis compañeros creo que le gusta eso, pero tuve que asimilarlo e intentar ganarme el puesto con trabajo.

Al final de temporada se consiguió el ascenso en Alicante, ¿qué significó para ti?

El ascenso en Alicante es algo que se te queda para toda la vida, eso no se puede olvidar.

Por el camino al ascenso le metiste aquel golazo al Racing.

Me dolió mucho porque fue al Racing de Santander, que había sido mi equipo el año anterior, pero fue mágico porque fue toda mi familia a verme desde Utrera y fue muy bonito.

Asciendes a Segunda y, pese a otras ofertas, continúas en el Cádiz.

Fue muy bonito porque ascender con el Cádiz y poder jugar en Segunda con el Cádiz fue el mejor regalo. Yo estaba feliz aquí, no quería irme a otro sitio y se pusieron todas las facilidades para que me quedara.

A principios de la actual temporada renuevas con cláusula de 8 millones en Segunda y 15 en Primera.

La renovación es una prueba de que en el club me valoran. Desde la dirección deportiva me dicen que cuentan conmigo y que soy importante para estar aquí, en este proyecto. Renovar fue todo un orgullo para mí.

¿En qué jugador te has fijado desde chico?

Me he fijado en el típico extremo que se pega mucho a banda, pero sobre todo en José Antonio Reyes que es mi paisano y también es zurdo. Me he fijado en los extremos porque nunca me ha gustado jugar por medio, que he jugado, pero siempre me ha gustado jugar en banda.

Y, en un futuro, ¿dónde te gustaría llegar?

Ahora mismo estoy feliz, ojalá pudiera jugar con el Cádiz en Primera, eso sería lo más bonito.

Tu velocidad es tu principal característica, ¿sabes cuántos kilómetros por hora eres capaz de alcanzar?

No, no tengo ni idea, me dijo Roberto Perera (segundo entrenador) que el año pasado superé los 35 kilómetros por hora.

Se acerca el mercado de invierno, los rumores, ¿te planteas opciones a corto o largo plazo?

De momento no me lo planteo, estoy pendiente y disfrutando de lo que estamos haciendo y no es momento para pensar en nada más.

Para acabar, este viernes visita Carranza el Barça B, ¿cómo se afronta?

Al final, el Barça es el Barça. Tenemos la ventaja de que tenemos la idea muy clara de lo que queremos. Quizás nos venga un poco bien cómo mueven el balón para robarle la pelota, salir a la contra e intentar aprovechar las nuestras como siempre hacemos.

Escudo/Bandera Cádiz
Etiquetas